Mini glosario de términos y expresiones coloquiales adolescentes

Mini glosario de términos y expresiones coloquiales adolescentes

Silvina L. Palillo

Introducción

En este trabajo brindaremos la descripción de un Mini glosario de términos y expresiones coloquiales adolescentes construido en 2019 por los estudiantes de un segundo año[1] de una escuela secundaria de la localidad de Rosario. Esta propuesta se inscribe en el marco de la materia Lengua y Literatura, que es la materia a nuestro cargo. Consideramos que se trata de una opción metodológica interesante para el abordaje de la gramática en el Nivel Secundario, y que puede ser un aporte al docente de español como L2 como opción metodológica en el nivel del que se ocupe.

Algunas de las cuestiones teóricas que se trabajaron durante el año son las particularidades de las entradas léxicas de los diccionarios; cómo pueden estudiarse las categorías de palabras, la combinatoria sintáctica y morfológica y el significado, a partir de la información brindada en los diccionarios. La propuesta para materializar todo esto fue, justamente, la confección de un pequeño diccionario. A partir de ello, surgió la idea de estudiar las palabras propias del léxico adolescente.

Las fases de este trabajo fueron las siguientes: en primer lugar, los estudiantes propusieron palabras y frases que ellos emplean pero que consideran que las demás generaciones no lo hacemos: eso determinó el hecho de circunscribirnos al cronolecto adolescente. En segundo lugar, se dividieron en pequeños grupos y cada uno tuvo a su cargo la descripción de algunas palabras. Luego, se tipeó todo en un archivo de texto y se lo ordenó alfabéticamente. Por último, se hicieron algunos ajustes en las descripciones realizadas.

El trabajo constituye una muestra del léxico adolescente, por una parte, y de una opción metodológica, por la otra. Por lo tanto, este trabajo queda abierto a futuras ampliaciones. La intención es que cada año se pueda ir enriqueciendo y actualizando, conforme los diferentes grupos vayan haciendo sus aportes y siguiendo el dinamismo natural de la lengua.

Los ítems que aparecen corresponden a diferentes situaciones: así, algunos de ellos corresponden a usos coloquiales del cronolecto adolescente actual; otros, responden a un uso más extendido. En todos los casos, partiremos de la versión presentada por los estudiantes y debajo de cada entrada realizaremos un breve comentario, en el cual contextualizaremos, ejemplificaremos o describiremos cada uno de los términos presentados.

 

Mini glosario de términos y expresiones coloquiales adolescentes

Abreviaturas utilizadas

Adj: adjetivo

Ej: ejemplo

Fem: femenino

Interj: interjección

Intr: verbo intransitivo

Loc. adv: locución adverbial

Loc. verb: locución verbal

Pref: prefijo

Pron. interrog.: pronombre interrogativo

Reg: regular

Sust: sustantivo

Tr: verbo transitivo

U: Usado,a.

Voz ingl: voz inglesa

 

 

  • Ahre

Interj. ah y pref. re[2].

  1. para desmentir lo que se indica en la oración anterior, por ejemplo, en: “estudié mucho para Historia, ahre”, refiere a que en realidad no estudió.
  2. para sacar seriedad a la oración. Ej. Me quiero morir, ahre.

 

Al respecto, señala el Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras que:

[…] La expresión se construye pospuesta a lo que niega y modifica a todo el resto de la oración en su conjunto. Hoy, en lugar de “Odio la sopa”, Mafalda podría decir “Amo la sopa, ah re”. Significa que no la ama, sino lo contrario. Es frecuente, también, que ese significado opuesto se haga explícito usando la conjunción que, como en “Amo la sopa. Ah re que la odio”. Este hecho permite proponer la hipótesis etimológica de que se empezó a usar la interjección ah y el intensificador re en sus sentidos tradicionales antepuestos a aquello que contradecía lo declarado inicialmente. Es decir, en nuestro ejemplo, habría que agregar la coma entre ah y re: “Amo la sopa. Ah, re que la odio”. Dada la simetría semántica existente entre una cosa y su contrario (´amor´ / ´odio´ en este caso) y gracias a su frecuencia de uso, empezó a resultar cada vez menos necesario explicitar el segundo término porque la secuencia “ah re” establecía claramente la expectativa de que lo que seguía era lo contrario de lo anterior. De esa manera llegaríamos a nuestro ejemplo original: “Amo la sopa, ah re”.

Es una de las primeras expresiones que está ganando fuerte difusión entre los hablantes, cuyo origen puede rastrearse en las condiciones que impone la comunicación en internet. La ironía y el sarcasmo, también muchas veces la broma, son recursos que requieren abundante información contextual. La ironía es el uso intencional de significados opuestos a los que son naturalmente propios de la lengua (Canter, 459)¹. Esto es, la ocurrencia de que una oración, expresión o palabra solamente puede ser armonizada con su contexto a través de la conclusión de que está siendo usada irónicamente (Canter, 459). En la comunicación oral, ese contexto es pragmático; lo aportan el tono de voz, la expresión facial, el conocimiento que se tiene acerca del enunciador, el lugar, tiempo y situación general en que ocurre, y una serie abierta de otras posibilidades. En la comunicación escrita, lo aportan el propio texto previo, las posiciones que se sostuvieron ahí, la hipótesis, la argumentación y demás. […] (AAL: 2019)

 

  • Banda

Adj. fem.

Expresa una gran cantidad de algo.

Ej. Compraste una banda de comida.

 

El término banda es ya de amplia circulación en el ámbito coloquial en nuestra región, principalmente entre los jóvenes. Se utiliza toda vez que se necesita cuantificar, del mismo modo que se haría con el adjetivo mucho. Así es posible leer o escuchar frases como: «hace una banda que no te veo»; «te quiero una banda»; entre otras.

 

  • Bancar

Tr.

  1. como sinónimo de los verbos aguantar y esperar. Ej. Bancame un segundo.
  2. como sinónimo del verbo apoyar. Ej. Yo te banco.

 

Estas dos acepciones del verbo bancar ya tienen una amplia distribución en el registro informal en nuestra región. Así, podemos encontrarnos con numerosos ejemplos semejantes a los enunciados por los estudiantes en esta entrada.

 

  • Bardo

Sust.

Alto ~  Gran pelea o discusión.

Ej. Se armó alto bardo en la cancha.

 

La palabra bardo para hacer referencia a «lío, pelea» es de uso extendido en el registro coloquial. Esta palabra parece darse siempre en un contexto de cuantificación. Así, los estudiantes definieron «alto bardo», con el cuantificador alto, que se comporta como muy, mucho. La palabra bardo también puede aparecer determinada mediante los cuantificadores: «un» o «tremendo».

 

  • Buenardo, a

Adj.

  1. para indicar que algo está muy bueno. Ej. La torta está buenarda.
  2. Significa que alguien es lindo. Generalmente se utiliza con estar.

Ej. Ese de allá está re buenardo.

 

En este caso, -ardo pareciera comportarse como un sufijo aumentativo, que se agrega a la base bueno-. Este término, según el rastreo realizado mediante Internet, parece haber surgido a partir de lo expresado por un youtuber argentino llamado Coscu en un video subido a las redes el 16/08/2019.

 

  • Cabió

Tr. U. como reg.

Verbo caber conjugado en tercera persona singular, pretérito perfecto simple del modo indicativo. No se puede variar la persona, tiempo o modo del verbo, ya que cambia el sentido.

  1. para expresar que alguien argumentó o dijo algo con superioridad o correctamente o bien, de un modo más ingenioso.

Ej. Te re cabió.

 

Puede observarse que hay dos registros en los cuales ocurre caber. Por un lado, en el registro estándar, nos encontramos con frases tales como: i. «Esta opinión no cabe en este momento.» o ii. «El paquete no cabe en el armario.»

Por otra parte, en contextos coloquiales, ocurre del modo como fue descripto por los estudiantes. En canciones populares, también se puede encontrar, tal es el caso del siguiente fragmento: “Me recabió, mi chica me dejó, por un chabón que es más feo que yo» (El Dipy)

 

  • Cebado, da

Adj.

  1. para decir que una persona se fanatizó con algo o a causa de algo.

Ej. Está re cebado con el fútbol.

  1. para indicar que una persona tiene muchos objetos iguales.

Ej. Si una persona tiene muchas remeras rojas, es posible decirle “te re cebaste (con el rojo)”.

 

Este término aparece ampliamente en el registro coloquial. Se puede observar en el dato que sigue: «Ya tendría que estar preparándome para dormir, mañana tengo que laburar temprano. Pero estaba tan cebado con la película, con Antonius, (…)” (La Izquierda Diario, 27/03/2020)

 

  • Clarivel

Adv.

Indica que algo está bien. U. para felicitar a alguien por algo que hizo bien. U. generalmente por varones.

Ej. – Me saqué un 9 en la prueba. / – Clarivel.

 

Esta expresión no aparece aún documentada en Internet. El uso al que refirieron los estudiantes equivale al de palabras tales como buenísimo, genial, entre otras. Nos parece interesante destacar que las restricciones de uso refieren a la variable género, ya que ellos mismos señalaron que solo la emplean los varones.

 

 

  • Clave

Adj.

  1. para indicar que algo o alguien no puede faltar.

Ej. – Llevo comida a tu casa. / sí, eso es clave.

 

Esta palabra puede aparecer en distintos dominios: uno es el que aparece en la entrada analizada por los estudiantes. También puede aparecer como sustantivo, tal como se observa en el siguiente dato: «Comercialización en la era del coronavirus: claves para tu negocio» (Diario Perfil, 20/03/2020)

 

  • Ficha

Sacar (a alguien) la ~ Loc. verb.

Descubrir algo que hace alguien.

Ej: Ya le saqué la ficha.

 

Esta frase es de uso ampliamente extendido en el registro coloquial. Al hacer una simple búsqueda en Internet puede observarse que al parecer su uso se restringe al español rioplatense.

 

  • Flashear

Tr.

Pensar o hacer algo erróneamente.

Ej. Flasheé cualquier cosa en la prueba.

 

El verbo flashear parece haber surgido de flash, ya que quien flashea tiene una percepción errónea por un momento, como si un flash hubiese distorsionado momentáneamente su percepción. Además del verbo flashear, podemos encontrarnos con un adjetivo derivado: flashero.

 

  • Infumable

Adj. Formado por el verbo fumar, el prefijo in- y el sufijo -ble.

  1. para indicar que una persona es molesta o insoportable.

Ej. -Nadie se banca a Rodolfo. / -Sí, es infumable.

 

El significado estándar de este término según el Diccionario de la Lengua Española alude al tabaco, al que se califica de pésimo.

El uso referido en la entrada confeccionada por los estudiantes es un uso ya extendido en el ámbito coloquial.

 

  • Mal

Adj.

  1. para indicar que alguien está de acuerdo con algo.

Ej.  – Tengo sueño. / – Mal.

  1. para expresar cantidad.

Ej. Estudié mal.

 

El término mal aparece con valoraciones opuestas, ya se trate de la lengua estándar o de la lengua coloquial. Así, podemos encontrarnos con frases tales como «me siento mal» o «lo hice mal», que presentan el significado opuesto al de bien, a diferencia de lo que ocurre en los casos expuestos por los estudiantes.

 

  • Manija

Quedar ~Loc. verb.

Continuar activo o prendido por algo que sucedió.

Ej. Anoche quedé re manija.

 

Manija ocurre en otras expresiones del léxico coloquial rioplatense. Además de aparecer en frases con quedar, tal como la enunciada por los estudiantes, se observa con estar: «estoy manija». Ahí habilita la interpretación de alguien que tiene ansias respecto de una situación. También puede estar seleccionado por dar: «no te des manija», cuyo significado es semejante al de preocuparse. En este último sentido, se amplía considerablemente el grupo de hablantes.

 

  • Ortiva

Adj.

  1. para indicar que alguien es aguafiestas o no tiene ganas de hacer nada. Ej. Los chicos van a ir al Burger King y uno de ellos no quiere ir, entonces se puede decir que es ortiva.

 

Este término proviene de la jerga de la cárcel. Originariamente se empleaba para hacer referencia a un delator, a un «buchón». Luego, a causa de la difusión de lo que ocurre en las cárceles mediante algunas series y películas, este término comenzó a ser empleado en el registro coloquial general, aunque las palabras buchón y  ortiva no se emplean como sinónimos en la actualidad.

 

  • Picarse

Intr.

Se utiliza para describir una situación.

Ej. ¡Se picó el partido!

 

Este término fue difícil de definir para los mismos estudiantes. Encontraron ejemplos, pero no podían caracterizar adecuadamente su uso. Aquí recurrimos al Diccionario Argentino en línea (http://diccionarioargentino.com/), en donde se define al término como «cuando una situación se pone difícil o alguien se enoja». Cabe señalar que el término pareciera producirse solamente conjugado en pretérito perfecto simple, modo indicativo, tercera persona del singular.

 

  • Pintó

Verbo pintar conjugado en tercera persona singular, pretérito perfecto simple del modo indicativo. No se puede variar la persona, tiempo o modo del verbo, ya que cambia el sentido.

  1. para indicar que alguien realizó una acción sin ningún motivo en especial. Por ejemplo: “ – ¿Por qué te comiste un helado a esta hora? / – Porque pintó”.

 

El verbo pintar tiene, en principio, dos alcances, así, en el registro estándar nos encontramos con un predicado que indica un proceso que implica un cambio de estado: <alguien pinta algo> y luego ese algo queda pintado. Para este caso vale como ejemplo: «pintaron la pared con aerosol».

El alcance que se presenta en la voz que caracterizaron los estudiantes refiere a un registro coloquial adolescente. El verbo pintar ya no aparece como transitivo, sino como un intransitivo, cuyo único argumento tiene el rol temático de tema.

 

  • Pro

Adj.

  1. para señalar que alguien es bueno en algo. Se utiliza con el verbo ser.

Acepta cuantificación.

Ej. Soy re pro. / Son re pro jugando al MMORPG[3].

 

El término pro tiene varias entradas según el registro. En la lengua estándar podemos hacer referencia a ventajas en frases tales como «los pros y contras». En la lengua coloquial, en el cronolecto juvenil, aparece caracterizado como se observa en la entrada. Cabe destacar que requiere del prefijo intensivo re-.

 

  • Rancio, a

Adj.

Que alguien es desagradable o fuera de lugar, o bien, que alguien hizo algo desagradable o fuera de lugar.

Ej. Si a alguien se le cae comida al suelo y la come, es posible decirle: “sos un rancio”.

 

El término rancio se encuentra presente en dos registros: el que describieron los estudiantes refiere a cómo aparece en el cronolecto adolescente. En el español estándar, por su parte, podemos encontrar frases tales como «olor rancio», que comparte el mismo campo semántico que el término usado por los adolescentes, con la diferencia que ellos lo aplican a entidades con el rasgo [+humano].

 

  • Rata

Adj.

  1. para indicar que una persona es egoísta o mala persona.

Ej. Sos una rata, no te cuesta nada prestarme el libro.

 

El término rata es de uso general en el registro coloquial. Su empleo pareciera deberse a la asociación que hacemos con el animal – la rata –, al que le atribuimos características negativas: las ratas comen desperdicios; una vez que comen, salen rápidamente.

 

  • Rt

Sust.

  1. para señalar estar de acuerdo con algo o alguien.

Ej. – Me gusta tu auto. / – Rt.

 

Rt proviene de retweet, que es la acción de compartir en la red social Twitter. Cabe destacar que este término solo lo utilizan en las aplicaciones de mensajería, tales como WhatsApp, Twitter, Snapchat, pero no se observa un uso en la oralidad.

 

  • Rúcula

De ~ Loc. adv.

  1. para señalar que algo está bueno.

Ej: Tu auto está de rúcula.

 

  • Ruta

De ~ Loc. adv.

  1. para decir sí a algo espontáneamente sin pensarlo.

Ej. – ¿Vamos al cine? / – De ruta

 

Las expresiones «de rúcula» y «de ruta» son expresiones sinónimas. Parecen haber surgido por parte de los youtubers argentinos conocidos como Coscu y Robleis, quienes las popularizaron en sus videos.

 

  • Same:

Adj. Voz ingl.

Sufre variación al adaptarse a la pronunciación del español.

  1. para expresar igualdad en una situación.

Ej. – Me fue mal en la prueba. / – Same

 

Tal como se aprecia en el ejemplo que aportaron los estudiantes, same se emplea cuando el hablante se siente identificado con lo que otro hablante profirió. Este vocablo aparece en las redes sociales y su uso se extiende entre los adolescentes tanto en la oralidad como en la escritura. Como ellos mismos señalan en la descripción de la entrada, se pronuncia el término como /´sei̯m/, por lo que se produce una adaptación al sistema fonológico del español.

 

  • Skere

Interj.

Es una palabra que carece de significado.

Se puede usar en cualquier situación informal.

Ej. Amigos están hablando y uno dice: skere

 

Skere /es.´ke.re/ proviene de una deformación de la expresión inglesa «let´s get it», cuyo significado es «vamos a conseguirlo».  Según lo que se desprende de la lectura de sitios como La Nación y Clarín, el término apareció en el mundo del rap y hoy aparece extendido entre los adolescentes de nuestro país, con el significado de felicidad ante lo enunciado. Suelen acompañar la emisión del término mediante un gesto con la mano, que consiste en levantar los dedos pulgar, índice y meñique de una o ambas manos y bajar hacia la palma los dedos mayor y anular.

 

  • Yeta

Adj.

Significa que una persona es desgraciada o que tiene mala suerte.

Ej. Si una persona pierde siempre cuando juega a un mismo juego, es posible decirle: “sos un yeta”.

 

Yeta es un término de uso ampliamente extendido en el registro coloquial. Se desprende de los términos jettatore  y jettatura, pertenecientes al dialecto napolitano. En la tesis de Doctorado de Antonio Vinciguerra, de la Universitá degli Studi Firenze, titulada “Il vocabolario del dialetto napolitano (…)”, podemos leer estas definiciones:

Jettatore. Che opera la Jettatura, Affascinatore. Femm. jettatora e jettatrice. Pal. Fier. 1. 13. Siè jettatora mia.

Jettatura. Influenza malefica che stupidamente si attribuisce ad alcune persone, pretendendosi che l’esercitino anche inconsapevoli collo sguardo e colla presenza, Fascino. Picc. Dial. 2. 151. Ne fece nfummo ji la jettatura. (2013: 256)

 

  • Walter

Pron. interrog.

  1. para preguntar ¿qué? ¿qué pasa?

Ej. ¿Walter, bro?

 

No aparece hasta el momento en Internet este uso de walter en tanto pronombre interrogativo. Suponemos que puede provenir del pronombre de lengua inglesa what y que haya llegado de esta forma a través del rap, que es un género musical que está muy de moda entre los adolescentes.

Bro es una abreviatura de brother (hermano en inglés).

 

 

Bibliografía:

 

[1] En la Provincia de Santa Fe hay una Primaria de siete años, y una Secundaria, de cinco. Por ende, en segundo año del Secundario las edades de los estudiantes oscilan entre 14 y 15 años.

[2] Se trataría, en principio, del prefijo “re-” con valor intensivo. Tal como se desprende de lo analizado por el Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras en el texto citado, luego pasa a sufijarse a la interjección “ah”.

[3] La sigla MMORPG alude al término en inglés massively multiplayer online role-playing game. En español se conoce como: videojuegos de rol multijugador masivos en línea.